Sexy boards vs Boring boards

Esta semana he tenido una sesión con un board que me ha hecho reflexionar sobre las interacciones que he estado teniendo con distintos comités de dirección a lo largo de estos años como emprendedora. De una manera 100% empírica, he creado una nomenclatura propia y no académica para clasificar a estos equipos. Da igual si dirigen empresas grandes o pequeñas, startups o empresas con una larga historia, nacionales o internacionales … El caso es que, en mi mundo, solo existen Sexy Boards o Boring Boards. No hay punto intermedio.

Los Sexy Boards son equipos magnéticos y audaces. Acostumbran a ser diversos en género, background y generación. Muchos de ellos son promociones internas o vienen de trabajar en áreas de front, con lo cual son perfiles que conocen muy bien la operativa y viven muy conectados con el cliente, tanto interno como externo. No les preocupa el status quo, son personas más orientadas a la acción que al proceso, deciden rápido y asumen responsabilidades sin ningún tipo de complejo. Ahora mismo, sus principales inquietudes están vinculadas a cómo ser más transparentes con la organización, cómo hacer que el cliente interno se sienta involucrado en las decisiones de la compañía, cómo ayudar a innovar desde dentro, cómo hacer que cada persona saque su lado más emprendedor, cómo explicar con claridad el propósito de la organización para que todo el mundo se sienta parte y siga contribuyendo desde su autenticidad. Los Sexy Boards no viven en salas de reuniones y sus relaciones van mucho más allá de los despachos de las plantas nobles. Preguntan al cliente interno y externo, practican el pensamiento crítico no por postureo sino por convicción y, lo más importante, de todo ello sacan ideas que llevan a la acción. Las empresas guiadas por un Sexy Board acostumbran a ser empresas con muy buena reputación (real, no esponsorizada), que se mueven rápido, se adaptan rápido y surfean la coyuntura sin ningún miedo.

Los Boring Boards son equipos vetustos mentalmente y desconectados de la realidad operacional de sus compañías. Más interesados en los aspectos hard de sus respetables posiciones que en el aspecto humano de toda organización, todo lo que saben de soft les llega a través de algún artículo de Harvard Business Review o de los papers de alguna prestigiosa firma de consulting internacional. Hace tiempo que no hablan directamente con ningún cliente de la organización (ni interno ni externo) porque su mundo se limita a sus relaciones dentro del board o con personas de otros boards de empresas similares. Su visión respecto al cliente interno va desde el más puro paternalismo (en el mejor de los casos) hasta considerar a las personas una mera commodity. Nunca jamás se plantean utilizar un código de comunicación de adulto a adulto con las personas de la operativa y, si bien han leído una y mil veces que ellas son el vínculo directo con el cliente final, prefieren hablar unilateralmente con éste a través de una encuesta transaccional de atención al cliente. No acostumbran a practicar mucho el pensamiento crítico y tienden a pensar que ya lo saben todo, por lo que escuchan bastante mal y de manera no interactiva. Su gran preocupación es cómo captar talento sexy pero, oh sorpresa, la realidad es que los Boring Boards generan Boring Companies donde quizás hay softwares y procedimientos para todo pero donde, por desgracia, falta la chispa y establecer una comunicación genuina y auténtica con la gente que forma parte de la comunidad de la organización (es decir, el cliente interno y externo). Y eso ahuyenta a cualquiera (que no busque aburrirse, claro).

¿Lo más interesante de todo? Que ser un board Sexy o Boring no depende de la estructura de la empresa ni de la industria o sector al que pertenecen. Depende simplemente del tipo de personas que los componen, de su propósito y de su perspectiva de la vida y la organización. Así pues, los Boring Boards están a tiempo de dejar atrás sus aburridos despachos, sus aburridos miedos y sus aburridos modelos de liderazgo de los 90 para abrazar una versión más sexy de sí mismos e introducir nuevos perfiles en su entorno inmediato que les ayuden a ponerse al servicio de su comunidad y a avanzar sin mirar atrás. Seguro que, cuando lo hagan, se preguntarán por qué caramba no lo han hecho antes.

No Comments

Post a Comment

Únete a la
COMUNIDAD SHAKER
¡Estaré encantada de mantenerte al día!
APÚNTATE
close-link