Equipos: Castellers de Viladecans

Hay una magia universal en el acto de construir torres humanas. Si bien la tradición de hacer castells empezó en la zona del campo de Tarragona en el siglo XVIII, sus elementos clave están tan arraigados en core values tan transversales que actualmente encontramos castellers en ciudades como Madrid, Londres o Guangzhou. De hecho, la Unesco los considera Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
La colla de Viladecans son toda una startup en el entorno casteller. Empezaron en 2012 y hoy ya son un grupo de casi 100 personas. Coincidí con ellos recientemente en una actividad de team-building para un equipo de HR y me quedé boquiabierta. ¿Qué podemos aplicar de su técnica en un entorno organizativo? Hablamos con David Hernàndez y Joan Sànchez, ambos al frente del equipo de gestión de la colla.

  1. ¿Qué significa ser casteller/a y qué propósito compartido existe en una colla?

Para mí, ser casteller/a es ser familia. Evidentemente todo aquél o aquella que forma parte de una colla, independientemente de si es pequeño, joven o adulto, independientemente de si sube en la estructura o está en piña, independientemente de su origen, condición social, religiosa o política, es casteller/a y todos cabemos en la misma colla. Formamos parte de un objetivo común, que es levantar castells, cuanto más altos y complejos mejor y ese objetivo final es descargar todas las estructuras que nos planteamos. Los castells son trabajo en equipo, son confianza, son esfuerzo, son valor, son fuerza. Pero también son amistad, familia y compañerismo.

  1. ¿Qué etapas existen en la construcción de un castell y qué papel juega cada una de las personas que lo compone?

Normalmente los castells los separamos en 3 grandes secciones con formas de trabajar muy distintas. La pinya: es la base, es el grueso de personas que componen la colla. Todas esas personas, con su fuerza, aguantan el castell para que se pueda descargar con éxito. El tronc: Son las personas que normalmente vemos en los castells, la estructura central que es la que da forma a las torres humanas que construimos. Son gente ágil y con mucho equilibrio para poder aguantar toda la estructura. La canalla: Son los más pequeños. Niñas y niños valientes y rápidos. Gracias a ellos y a su poco peso y gran agilidad, podemos dar por descargado un castell.

  1. ¿Quién dirige a las personas durante la ejecución del castell y cómo lo hace?

Normalmente quien suele dirigir los castells, tanto en los ensayos, como en las actuaciones, es la figura de Cap de Colla, la persona que es el máximo responsable a nivel técnico en la actividad castellera. Aunque hay muchas veces que el mismo Cap de Colla forma parte de la estructura del castell y en estas ocasiones se suele confiar en gente del equipo técnico con una cierta experiencia en los castells para poder dirigirlos. Normalmente “cantar” el castell se hace por etapas, desde que suben los primeros hasta que lo hacen los más pequeños, y siempre se está atento para poder corregir posiciones o para darle más o menos ritmo al castell conforme se está montando. Por eso quien dirige el castell lo hace desde abajo, desde el suelo.

  1. ¿Qué paralelismos pueden existir entre la mentalidad Agile y la cultura castellera?

Hay muchos paralelismos. A principio de temporada el responsable técnico marca los objetivos de los castells más complejos que se quieren llegar a hacer. Esto sería nuestro “producto”. Ese objetivo es compartido con toda la colla para que todos seamos conscientes de lo que queremos. Antes de llegar a entregar este objetivo se irán haciendo iteraciones en cada diada a lo largo de la temporada, en las que se empezarán haciendo castells más simples y evolucionando hacia estructuras más complejas que nos lleven a ese producto final. No hay un plan detallado de cómo realizar esta evolución sino que será el aprendizaje constante y la aportación de la gente lo que vaya definiendo cómo evolucionar. Para conseguir esta evolución del producto la gente se organiza por componentes, que como hemos dicho antes se encargarán por separado de progresar en cada una de las partes del castell. Aunque las funciones de cada grupo estén separadas, hay muchas personas que son capaces de participar en varios de los componentes para poder aprender y progresar tanto personalmente como a nivel de grupo. Será necesaria la participación de todos los componentes para poder hacer un castell, es decir,  para generar nuestro producto, cosa que se hará constantemente en todos los ensayos y en las diadas. Por tanto todos luchamos por un objetivo común. Pero sin duda lo principal es la importancia de las personas por encima de cualquier otro aspecto. Todo lo que es la colla lo es gracias a la gente que la compone.

  1. Cuándo realizáis dinámicas con empresas, ¿qué impacto provocáis?

La reacción inicial suele ser de incredulidad ante la posibilidad de realizar cualquier cosa relacionada con castells. Pero a medida que avanza la actividad observas cómo luchan en equipo para superar este “imposible”. Aquí es donde aflora la cooperación entre todos los participantes, la mejora del trabajo en equipo, la solidaridad y la confianza en el resto. Se necesitan unos a otros para conseguir realizar la actividad y la complicidad general es muy grande. Ver su reacción cuando consiguen realizar alguna estructura, por simple que sea, es algo impresionante y que crea un vínculo entre ellos muy positivo, que al final es lo que se llevan para volver a su día a día y crecer como equipo.

¡Muchísimas gracias por compartir vuestra filosofía y pasión, David y Joan!

Sin Comentarios

Publicar Comentario

Únete a la
COMUNIDAD SHAKER
¡Estaré encantada de mantenerte al día!
APÚNTATE
close-link