Sueños compartidos

Lo confieso. Por lo general, acostumbro a tener poca fe en las figuras de los presidentes o directores generales de las compañías. Es cierto que no sucede con todos, pero en su mayoría se trata de perfiles que, encerrados en su esfera de estrategia, se relacionan algo con la táctica y poco o nada con las operaciones. De hecho, pienso que los cambios reales en una organización, en la mayoría de los casos, no vienen impulsados por sus directores, sino por quienes están en las operaciones (a veces, de hecho, las operaciones hace años que han cambiado cuando la dirección, a años luz de la realidad, decide lanzar un proyecto de transformación porque ni se han enterado que el cambio ya ha sucedido).

Sin embargo, y a raíz de una experiencia que he vivido recientemente en una empresa que estoy empezando a conocer por dentro, hoy vengo a romper una lanza por los presidentes y directores generales auténticos e inspiradores. Me explicaré. La empresa que nos ocupa hoy es una marca icónica que se creó en España hace 75 años y que, actualmente, está guiada por los dos hijos del fundador (pertenecientes a la generación baby boomer). Me contactaron a través del área comercial y de recursos humanos para dar un sesión sobre storytelling y neuroventas a sus encargadas en el marco de su próxima convención. Para mi sorpresa, días antes del workshop, uno de los dos presidentes, el más presente en la operativa de tienda, quiso hablar conmigo para conocerme. Él cerraba la sesión, justo después de mí, y quería que le comentase de qué iba a hablar para reforzar con su mensaje los aspectos que habríamos trabajado en el taller. Me sorprendió muy gratamente su interés. Normalmente, ningún presidente me pregunta de qué voy a hablar y, de hecho, muy pocos están presentes cuando hago mis sesiones para perfiles de la operativa (aunque siempre lo están en mis sesiones para equipos de dirección). El día señalado, el presidente apareció puntualmente para presenciar el workshop, que siguió con muchísima atención. Cuando acabé, el caballero se levantó con toda humildad para hacer un cierre lleno de sentimiento y, emocionado, agradeció a las encargadas y a todo el equipo que estaban allí por todo el trabajo conjunto que hacía que aquella marca se convirtiese, día a día y 75 años después de levantar la persiana por primera vez, en la materialización de un sueño. Entonces, con lágrimas en los ojos de la emoción, todas y cada una de las encargadas se fueron levantando para abrazar a aquél hombre que, conmovido, daba dos besos y se dirigía por su nombre a todas y cada una de las personas que estaban al frente de sus puntos de venta.

Nunca antes en mi vida había visto a perfiles de la operativa acercarse a abrazar sinceramente a un perfil de dirección, que correspondía al abrazo con la misma emoción. “Todos le queremos mucho”, me comentaban las directoras del área comercial y de hr. Ambas venían de otras empresas relevantes, conocían otros modelos empresariales y me hablaban con sincero reconocimiento de lo que vivían cotidianamente en aquella empresa. Comprendí en ese momento la longevidad de la empresa y también la ausencia de competencia que se le pueda comparar en el mercado. De vuelta a casa, intenté pensar cuánto tiempo hacía que nadie me hablaba de “quererse” en una empresa.

Salí de esa sesión francamente inspirada. Mi propósito diario, en cada proyecto que hago, consiste en intentar acortar las nefastas distancias que existen entre estrategia, táctica y operativa que causan la deriva de tantas y tantas empresas. En aplanar la estructura piramidal haciendo que dirección y operaciones (los que están más cerca del cliente) se fundan en un entendimiento común, que es la mayor ventaja competitiva de toda organización. El sueño de una empresa de 75 años, compartido por las cuatro generaciones que trabajan en ella, es también el sueño por el que esta shaker pica piedra cada día. Y lo bueno de los sueños colectivos es que, también entre todos, los podemos hacer realidad.

Sin Comentarios

Publicar Comentario

Únete a la
COMUNIDAD SHAKER
¡Estaré encantada de mantenerte al día!
APÚNTATE
close-link