7 minutos con Claudia Martínez

Claudia Martínez encarna como nadie el concepto “sororidad” que está cambiando el mundo. Cuando en febrero el 2017 visité por primera vez su empresa, Operadora Ganso Azul, en Mérida, Yucatán (México), me inspiró tanto que decidí que nunca más utilizaría fotos de Google o compañías similares cuando hablase de workplace en mis conferencias y automáticamente escribí este post. El entorno es un reflejo de la cultura de la organización y de eso hay mucho en Ganso Azul. Y también se respira la historia y los valores de la familia de Claudia, una de las mujeres más auténticas que conozco.

1. ¿Cómo crees que una empresa tiene que contribuir para construir una sociedad mejor y más sostenible?
Te lo explicaré con un ejemplo. En 2008 acabábamos de expandir la fábrica cuando sobrevino la gran crisis mundial. Los clientes empezaron a cancelar pedidos. Todas las fábricas a nuestro alrededor despidieron a la mitad de sus empleados. Nuestro sector estaba devastado. Nosotros decidimos no despedir a nadie. Siempre he pensado que cuando despides a alguien generas más crisis porque estás dejando a esta persona sin poder adquisitivo. Contribuyes a tus propios intereses como empresa, pero no a los de la sociedad de la que formas parte. Llegamos a la conclusión de que teníamos que apretarnos el cinturón y que nuestros ingresos ese año no serían los previstos, pero que era imprescindible proteger a nuestro equipo. Hablando con todos ellos, decidimos hacer un paréntesis y suspendimos la actividad de la fábrica durante tres semanas para recuperar algo de pulmón y reabrimos pasados esos días, para seguir operando al ritmo que marcaban las nuevas circunstancias, con nuestro equipo al 100%.

2. ¿Cómo ayuda ser auténtico en momentos de cambio?
Somos una empresa cuyos valores han sido nuestro timón en los momentos más duros y estos valores tienen mucho que ver con la cuna donde nací. Uno de los principales legados que recibí de mi padre fue el sentido de la honorabilidad, que mantenemos en todos los aspectos vinculados a la empresa y en la manera como trabajamos con nuestros equipos y colaboradores. De hecho, delante de mi mesa tengo colgada en un marco una carta de agradecimiento de un proveedor que recibió mi padre en los años 70 y a su lado una foto de mis padres. Mantener los valores que guiaron a mis padres es respetar su legado.

3. ¿Cómo se crea una cultura honesta y genuina en una organización?
La honorabilidad y el compromiso forman la base del concepto HECHOS, que para nosotros es esencial. Los hechos determinan la estrategia y esencia de una organización. Si, como empresaria, trazo un camino honorable para mis empleados, que genere beneficios para ellos, para mi empresa y para la sociedad, estoy haciendo lo correcto. Y encontrar los socios que coincidan en esta filosofía es clave. Y así sucede con la familia Blauer, mis socios mayoritarios desde hace décadas. Nuestra relación de sociedades se basa en estos principios compartidos que son universales.

4. ¿De qué medida implementada para tus trabajadores te sientes más orgullosa?
Me siento muy honrada de trabajar con las personas que me rodean. Trabajando juntos y pensando en nuestra gente hemos llegado a conseguir hitos como por ejemplo traer al seguro social directamente a nuestra fábrica para hacer estudios cervico-uterinos y exploraciones mamarias preventivas para nuestras trabajadoras o médicos que ofrecen seguimiento para tratar y prevenir la obesidad o la diabetes (enfermedades que afectan a un alto porcentaje de la población en México). Muchas de nuestras empleadas nunca se habían hecho una exploración antes. Pensamos que quizás les daría vergüenza y no se la harían, pero la respuesta fue masiva: “Si la empresa lo propone, es que es bueno para nosotras, Claudia”, me dijeron. La confianza mutua es total.

5. ¿De qué manera puedes saber lo que necesita realmente tu gente?
La política de puertas abiertas y la cercanía son la base de nuestra comunicación en Ganso Azul. Fui empleada antes que directora y aprendí muy bien lo que no quería que fuese mi organización. Nuestros trabajadores son gente heroica que en muchos casos se levantan a las 4am para venir a la fábrica y la convierten en algo vivo. La empresa no es el edificio ni el nombre, sino la gente que la forma, por eso estar cerca de ellos es esencial.
Por ejemplo, la inflación ha azotado México en los últimos años y era necesario hacer un reajuste salarial. Debido a nuestro sistema de seguros sociales, debíamos calcular muy bien los importes para que representase una subida real a final de mes para nuestra gente. Junto con mi equipo de producción, nos fuimos al supermercado para realizar un ejercicio de cesta media que utilizamos como base para definir un nuevo paquete salarial que superaba lo marcado por la ley. La base de todo lo que hacemos parte de ponernos en la piel de nuestras personas. Esto genera una confianza y aprecio mútuo que son vitales en épocas de cambio.

6. ¿Cómo conviven la cultura con la operativa?
La transparencia forma parte de nuestra cultura empresarial. Funcionamos siguiendo el modelo LEAN, de modo que cada minuto cuenta en nuestros resultados. Así pues, nuestra operativa es exigente y requiere de la responsabilidad de todas las personas de nuestros equipos. Sin cultura de transparencia sería imposible conseguir esta implicación en los resultados.
Por otra parte, celebrar es algo también importante en nuestro día a día. Yucatán, donde se encuentra Ganso Azul, es una tierra rica en tradiciones que integramos también en nuestro entorno como organización. Celebraciones como el Día del Amor y la Amistad (14 de febrero), el Día de Muertos (Hanal Pixan) y los concursos de altares, Carnaval, los cumpleaños, … Todo se celebra también integrado con la operativa cotidiana. Así pues, una cultura de transparencia y celebración de lo positivo nos ayuda a conseguir nuestros objetivos como empresa.
Cada vez es mayor la comunidad de empresarios en México que pensamos de este modo y, con nuestras acciones y trabajo en común, estamos creando un nuevo modo de entender el papel de las personas en las distintas industrias. Porque lo que las personas valoramos de verdad es cómo nos hacen sentir.

¡Mil gracias por inspirarnos a construir organizaciones auténticas, Claudia!

1Comentar
  • Ivonne Charlin

    7 abril, 2019 at 11:42 am Responder

    Conozco a Claudia Martínez y su maravillosa comunidad de Ganso Azul …
    Todo es real en esta empresa y sus trabajadores y por eso su trayectoria , desarrollo y éxitos

Publicar Comentario

Únete a la
COMUNIDAD SHAKER
¡Estaré encantada de mantenerte al día!
APÚNTATE
close-link